Lamego, por el Alto Duero

Lamego, una pequeña ciudad en el Alto Duero, es conocida, junto con Peso da Régua y Pinhao, por pertenecer a la ruta enológica del valle del Duero, el llamado Duero Vinatero. Aquí se produce el vino espumante “Raposeira”, que junto con el “Murganheira” de Ucanha, están considerados los mejores de Portugal

Por la Rua da Olaria, camino del Castillo Medieval

Las primeras Cortes de Portugal tuvieron lugar aquí en 1143, coronándose a Afonso Henriques como rey de Portugal. Tuvo sus momentos de máxima prosperidad económica entre los siglos XVIII y XIX, debido a la producción de vinos de Oporto,  que se tradujo en las elegantes casas blasonadas próximas al Museo de la ciudad y la Catedral, que vemos hoy.

Pero también, se vio afectada por la filoxera. Durante el periodo 1860-1880 esta plaga arruinó a viticultores, aumentó la emigración y provocó el despoblamiento de muchos pueblos. Hoy en día, su desarrollo económico depende en gran medida de los servicios y de la agricultura, donde el sector vitivinícola (ya recuperadísimo) representa una importante fuente de riqueza en la zona.

Recorremos las pintorescas y empinadas calles del barrio medieval, donde se entremezclan casas señoriales, iglesias, la judería y hasta un gran castillo en lo alto de una colina con sus murallas medievales; no faltando pequeñas tiendas como detenidas en el tiempo.

Seguimos nuestra ruta por la monumental Catedral de Nuestra Sra. de la Asunción, de factura románica con elementos góticos, renacentistas y barrocos como resultado de incorporaciones posteriores. La Torre Campanario cuadrada es lo único que queda del románico, y según me explicaron pudo ser utilizada como cárcel.

Catedral de Lamego: Notable fachada con un pórtico triple

Cuando entras lo que llama la atención es la altura de la nave, y sus techos abovedados recubiertos por pinturas murales que con escenas del Antiguo Testamento pintadas por Nicolau Nasoni, arquitecto y pintor italiano, padre de muchas referencias barrocas y rococó portuguesas como la conocida Iglesia de los Clérigos en Oporto o el bellísimo Palacio Mateus en Vila Real.

Naves de la Catedral de Lamego. Bellos frescos de Nasoni decoran sus bóvedas

El claustro ajardinado está rodeado por una galería de arcos de medio punto, con referencias tardo góticas y renacentistas. Sus capiteles están decorados con murciélagos. Considerado un animal impuro, el murciélago encarnaba al demonio, y en este caso concreto, aparece como un símbolo duplo y que al igual que Lucifer, puede transformarse en cualquier cosa, y aparecer como un pájaro, un ratón o un animal fantástico.

Imagen invernal del claustro ajardinado renacentista. Catedral Lamego

Claustro Catedral de Lamego

Capitel de granito con formas fantásticas

Enfrente, en lo que antiguamente era la “Baixa” de la ciudad (lugar donde se encontraban todos los edificios principales y casas blasonadas) está hoy el Museo de Lamego, que fue hasta 1940 el Palacio Episcopal. El edificio, un palacete del siglo XVIII, construido sobre granito, la piedra local por excelencia, está ricamente ornamentado con motivos barrocos (estilo con gran desarrollo en Portugal).

Museo de Lamego, antiguo Palacio Episcopal (XVII-XVIII)

Museo de Lamego, antiguo Palacio Episcopal (XVII-XVIII)

Este museo posee restos del paso romano tras ser fundada la ciudad por Trajano, y cuenta con exquisitos tapices flamencos del XVI, paneles de azulejos del siglo XVII, mobiliario portugués e indo-portugués, arte sacro y orfebrería religiosa. Alberga varios tesoros nacionales, entre los que sin duda destacan las tablas de Vasco Fernandes (conocido como Grão Vasco), grandísimo pintor renacentista de influencia flamenca que recibió muchos encargos del obispado de Lamego.

Arca tumular del Monasterio de São João Tarouca (XIV). Caza del jabalí, iconografía medieval en la tumba de un noble

Aguamanil de plata para limpiarse las manos (XVIII)

Arenero o Salvadero de cerámica (XVIII) parecido a un salero. Se espolvoreaba sobre la tinta húmeda para acelerar el secado de los manuscritos,. Solían tener la parte superior cóncava para que fuera más fácil volver a poner la arena dentro del recipiente.

La Avda. Visconde Guedes, frente a estos dos grandes edificios, una de las arterias principales de la ciudad, es una avenida ajardinada y arbolada que acaba donde arranca el monte Santo Estevão.

Aquí comienzan las escalinatas al Santuario de Nossa Senhora dos Remédios, centro de peregrinación que al igual que otros santuarios de similares características, se localiza en lo alto de una colina dominando toda la ciudad. Nueve rellanos con estatuas, grutas, fuentes, pequeños lagos y muros con azulejos decorados sirven de descanso al devoto. Para subirlo puedes llenarte de valor y hacerlo a pie (686 escalones) o directamente en coche atravesando un frondoso parque donde se puede merendar.

A principios de septiembre se celebra una Romería, donde algunos se atreven a hacer este recorrido de rodillas. En la parte superior se encuentra la Plaza de los Reyes (Largo dos Reis), rodeada de estatuas con un gran obelisco en el centro, hasta llegar finalmente la Iglesia. El interior, decorado en azul y blanco con azulejos, está íntegramente dedicado a la Virgen.

"Fuente de los Gigantes" , gran obelisco sostenido por cuatro grandes esculturas de cuyas bocas salen chorros de agua

«Fuente de los Gigantes» , gran obelisco sostenido por cuatro grandes esculturas de cuyas bocas salen chorros de agua

Saliendo de Lamego por la A-24, que va serpenteando en paralelo durante 3 km al rio Balsemão, llegamos a San Pedro de Balsemão, una sencilla y pequeña capilla del siglo X hoy Monumento Nacional, construida siguiendo las técnicas constructivas de la arquitectura mozárabe. En el siglo XIV sirvió como capilla funeraria para el obispo de Oporto D. Afonso Pires; y ya en el siglo XVII sufrió algunas transformaciones estructurales.

Tres arcos sobre columnas corintias delimitan las tres naves de la capilla

Capitel con tres filas de motivos vegetales, donde las nervaduras de las hojas son visibles

Potente cimacio descansando sobre columna corintia

Arco de herradura

Tumba del Obispo de Oporto D. Afonso Pires. Detalle de los perros a sus pies, símbolo de fidelidad.

Esta Virgen de la Anunciación (XIV), con el cuerpo un poco ladeado y tocándose el vientre, es un buen ejemplo de la humanización de las imágenes divinas en el Gótico

El broche de oro a este interesante recorrido tiente premio: Una parada en la Pastelería da Sé (a la espalda de la Catedral) (R. dos Loureiros 24, tel 351 254 614 096) para degustar ricos dulces conventuales de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.