Costa Sudoeste Alentejana: Sensacional viaje por acantilados, playas estupendas y senderismo

El Parque Natural del Sudoeste Alentejano-Costa Vicentina posiblemente sea una de las zonas costeras mejor preservadas del sur de Europa. Un diamante en bruto guardado y mimado, con unos valores naturales que apasionan a todos los que la conocen.

Azenhas do Mar, aldea de pescadores con un pequeño puerto de pesca

Azenhas do Mar. Su pequeña bahía permitió el refugio para barcos de pescadores, motivando su florecimiento

Acabo de volver de hacer un viaje por el sudoeste alentejano, concretamente desde Porto Covo a Odeceixe, recorriendo toda la costa. Paisajes impresionantes con una geografía muy similar: Playas casi vírgenes, escarpados acantilados, senderos y pueblos con encanto. El Parque, creado en 1988, tiene una superficie de 86.000 Ha de las cuales 29.000 son marítimas.

Playa de Almograve

Playa de Almograve

El entorno

Es hogar de águilas, cernícalos, garzas reales, cigüeñas blancas y nutrias entre otros, y flora rica y variada, con más de 100 plantas endémicas que se agarran a la tierra resistiendo el viento y la erosión, que recibe continuamente visitas de investigadores y naturalistas de todo el mundo.

Chorão-das-praias (Uña de gato, carpobrotus edulis). Playa de Almograve

Chorão-das-praias (Uña de gato, carpobrotus edulis). Playa de Almograve

En sus acantilados de pizarras nidifican cigüeñas blancas sobre los nidos vacíos de las águilas pesqueras. El Faro del Cabo Sardão es un lugar de peregrinación de observadores de aves, el llamado “birdwatching” ahora tan en boga. Por el acantilado hay pequeñas rutas bien señalizadas y de baja dificultad, que permiten, con ayuda de unos prismáticos otear a estas “okupas”.

Para conocer todo esto, nada como recorrerlo siguiendo la «Ruta Vicentina», creada para promover el turismo en la región, sin generar muchos impactos negativos en el suelo y siempre respetando el paisaje.

Está pensada para realizar etapas de unos 25 km como máximo por día, encontrando alojamiento y servicios al final de cada etapa. La Ruta se divide en dos caminos principales de senderismo:

  • Camino Histórico: Recorre 230 km a pie o en bicicleta comenzando por Santiago do Cacém y finalizando en el cabo de San Vicente. Recorre el interior del parque, atravesando zonas agrícolas, pueblos y lugares arqueológicos como las ruinas romanas de Miróbriga.
Pareja practicando ciclismo. Almograve

Cicloturismo: De Almograve a Santiago do Cacém

  • Camino de los Pescadores: Recorrido de 120 km entre Porto Covo y Odeceixe. Va pegado al mar, siguiendo los caminos usados por los pescadores para el acceso a las playas y zonas de pesca. Solo se puede recorrer a pie, a lo largo de los acantilados sobre pistas de arena.
Carteles informativos playa almograve

Carteles interpretativos, Almograve

  • Como complemento a los anteriores, también existen los “recorridos circulares”, que se pueden hacer en medio día y volver al lugar de origen. El Camino de las Aromas (Bordeira/Aljezur) es una ruta muy recomendable, ya que despierta los sentidos al pasar por campos con rica y olorosa flora: Jara, lavanda, torvisco, tomillo, etc.…

Al ser rutas de senderismo, no circula ningún tipo de vehículos a motor por los senderos señalizados, disfrutando así de un paisaje en perfecto estado de conservación y viviendo de cerca la cultura y tradición de una tierra todavía en estado casi virgen y de alto valor ambiental.

Cravo-das-areias (armeria pugens)

Cravo-das-areias (armeria pugens)

Magníficas playas

Hay una gran diversidad de playas, desde las pequeñas y secretas calas encajadas entre acantilados que en ocasiones exigen un cierto esfuerzo para llegar hasta los grandes arenales.

Praia do Malhão (Vila Nova de Milfontes)

Praia do Malhão, Vila Nova de Milfontes

Destacan entre otras las playas de Amália, Carvahal, Tonel, Almograve, Malhão y la idílica de la Gaviota en Porto Covo, muchas de las cuales son punto de encuentro de surfistas en busca de emociones fuertes y que al resto de los morales literalmente nos enamoran. Casi todas cuentan con un sistema de pasarelas de madera y escaleras que facilitan el acceso respetando el sistema dunar.

Cala de Samoqueira, Porto Covo

Cala de Samoqueira, Porto Covo

La oferta turística

El espacio litoral es casi virgen y no permite macro alojamientos turísticos ni torres de apartamentos, por lo que la tranquilidad es total. Lo normal es que encuentres viviendas que siguen la arquitectura popular y alojamientos turísticos de dos pisos de altura como máximo en localidades poco masificadas y tranquilas con un pausado ritmo de vida, como Almograve o Longueira.

Las casas tradicionales alentejanas son simples y rectangulares, de tapial con paredes gruesas y pocos vanos. De esta forma conserva el calor en invierno y el frescor en verano. Su fachada está encalada el contorno de sus huecos (puerta y ventanas) están pintados con una franja generalmente en ocre o en azul.

Casa alentejana en brillantes colores.

Y si buscan animación Vila Nova de Milfontes en la desembocadura del río Mira, cuenta con una amplia selección de hoteles, apartamentos, restaurantes y una animada vida nocturna, que se llena sobre todo en verano de surferos en busca de las mejores olas y amantes del turismo activo.

Surf Hostel. Vila Nova de Milfontes

Vila Nova de Milfontes

Hacia el interior una sucesión de viñas, “herdades” tanto de yeguadas de caballos lusitanos como de ganado que pastan mansamente en la campiña. Algunas de ellas con una arquitectura de campo alentejano, conciencia ecológica y decoración de vanguardia por dentro se han reconvertido en turismo rural top, con zonas verdes, piscina y habitaciones confortables, ideales para descansar.

Herdade do Touril, Zambujeira do Mar

La sabrosa gastronomía local está especializada en pescado y marisco fresco; en especial el rodaballo, el rape, las sardinas y los percebes. Las «caldeiradas» (guisos de pescado) y los arroces de marisco son otras de sus especialidades.

Percebes, Restaurante O Josue, Longueira

Economía local

La geografía del litoral ha hecho imposible el establecimiento de grandes puertos seguros. Durante muchos años ha vivido de las actividades económicas tradicionales como la agricultura, la pesca y la ganadería.

Cerca del 90% de la producción nacional de frambuesa se concentra en la comarca de Odemira. "Dom da Terra" está especializada en la producción de esta fruta fina a escala familiar

«Dom da Terra», Almograve: Especializada en la producción de frambuesa a escala familiar

El turismo ya representa una fuerte importante de ingresos, si bien la agricultura intensiva de frutos rojos (fresa, frambuesa, arándanos) está haciéndose un hueco a pasos agigantados. Cerca del 90% de la producción nacional de frambuesa se concentra en la comarca de Odemira. Las buenas condicionas climáticas permiten producir en términos de calidad y en tiempo imbatible unos frutos muy apreciados en los países nórdicos, especialmente en las estaciones más frías.

 

Localización

Esos «palheiros» a rayas de Costa Nova me privan…

Playas y Dunas, un Espacio Protegido

Costa Nova do Prado, más conocida como «Costa Nova», está asentada sobre una lengua de tierra de unos 5 km. de largo, paralela a la costa de Aveiro. Se le llamó Costa Nova para diferenciarlo de Costa Velha, la playa de San Jacinto (hoy un precioso parque dunar protegido al que llegas por ferry o barco) al otro lado de la ría de Aveiro.

Ria_de_Aveiro_en_Portugal

Ría de Aveiro, con su canal de salida al océano, la playa de Barra a la derecha y la Reserva Natural de las Dunas de San Jacinto a la izquierda

Su formación fue debida a la sedimentación de arena aportada por los efectos combinados de las corrientes y el viento. Al este queda Aveiro y su gran ría de agua salada y al oeste el océano Atlántico.

Playa_salvaje_de_Sao_Jaciento

Si vas en ferry a Sao Jacinto, desde Forte da Barra el viaje dura 15 minutos (3€ persona – 5 € coche i/v)

Ayer almacenes de pescadores, hoy tendencia

Este terreno deshabitado, formado por dunas y matorrales, no sufrió ningún cambio hasta que en 1808 se abrió la barra de arena para crear un canal; momento en que pescadores y labradores del litoral de las proximidades comenzaron a poblar este paisaje y construir las primeras barracas “palheiros”.

En sus orígenes, los “palheiros”, eran espacios inicialmente amplios y sin divisiones interiores, que se utilizaban para almacenar apeos y redes de pesca, almacenaje de sal y “moliço” (plantas acuáticas) e incluso como cobertizo para  animales. Se levantaban elevados sobre el terreno sobre estacas, a modo de palafitos, para evitar la acumulación de arena de las dunas arrastradas por el viento.

Codiciadas_playas_de_veraneo_en_Costa_Nova

Casas de 1899 levantadas en sus orígenes sobre estacas de madera, y hoy cubiertas con terrazas

Concebidos como construcciones de apoyo, el material empleado eran tablones de madera rescatados de pequeños astilleros próximos y cañizo enfoscado con barro.

De una manera natural, los pescadores de los cercanos Ovar e Ilhavo adoptaron estas barracas como residencias eventuales el tiempo que duraba la temporada de pesca, tabicándose para crear estancias, creándose así un entorno urbano a lo largo de la costa.

Posteriormente, con la evolución hacia «Xávega» (tipo de pesca de arrastre), los «palheiros» pasaron a ser ocupados de forma permanente y con carácter más residencial.

Costa Nova, Lugar de Moda

El auge económico del siglo XIX hizo que esta zona comenzara a desarrollarse y cuando a mediados de siglo hace su aparición el turismo y se  pone de moda entre la burguesía el «ir de baños», los “palheiros” pierden su función original y cambian de propietarios, pasando a ser de otros que, con recursos económicos, viendo las potencialidades del entorno y su proximidad con Aveiro, contribuyeron a la evolución y desarrollo de Costa Nova como enclave turístico, convirtiendo estas casas en residencias estivales.

Veraneo_en_Costa_Nova

Todo su paseo está lleno de alegres casas

Se rehabilitaron unas, se levantaron otras, y las fachadas de las casas se pintaron en atractivos colores aportando al paseo una nota de color, a semejanza de los decorados “moliçeiros” que se deslizaban por la ría en busca unas de “moliço”. Se abasteció a Costa Nova de agua y luz, se abrieron comercios y en 1873 llegó el highlife con el primer teatro para el entretenimiento de los veraneantes.

 

Palheiro_en_Costa_Nova

Palheiro de época que se mantiene intacto, con su pequeña veranda y ventanas de guillotina

De aquellos originales “palheiros”, solo queda en pie el del parlamentario José Estevão (quien trajo el ferrocarril a Aveiro), lugar de encuentro de políticos y escritores de la época. El escritor Eça de Queiroz, autor de «El crimen del Padre Amaro», la frecuentaba al ser amigo de uno de los hijos, ya que pasaba temporadas en casa de sus abuelos paternos en Verdemilho, a tan solo 13 km de aquí.

Hoy cuando llegas a Costa Nova, lo que te llama la atención sin duda son sus coloridas casas que se extienden entre dunas entre el Atlántico y la apacible ría de Aveiro. Al este las pequeñas calles están formadas por pequeños edificios de apartamentos de dos o tres altura. A nivel de calle no hay vistas sobre el mar, pero puedes sentir su presencia más allá de esta franja dunar. Y al oeste, están las casas más representativas: Villas con jardines y la imagen de marca de la Ría de Aveiro, “palheiros” de madera, bien mantenidos y cuidados, que aportan colorido y alegría a este lugar.

Primera linea d palheiros que dan a la ría de Aveiro. Cortesía Ayto. Ilhavo

Primera linea de palheiros que dan a la ría de Aveiro. (Cortesía Ayto. Ilhavo)

El cambio al siglo XX trajo consigo la diversidad arquitectónica como se puede ver en las casas que aparecen en las fotos adjuntas, donde se observan criterios estilísticos, regionales y tipologías bien distintas.

  • Levantada sobre el suelo como un palheiro es la "Casa João Félix," 1966. !Maravilloso diseño! Arquitecto: Pedro Corujo Bernardes
  • Oficina de Turismo en Costa Nova, 1941. ¿Perfil de ola o lomo de ballena? Arquitecto: J. M. Sobreiro
  • También hay cabida para el neo-colonialismo
  • El Modernismo con sus formas ondulantes y sinuosas no podía faltar
  • Los primeros adosados junto al mar

Disfrute de la Playa

Costa Nova vive básicamente del turismo que nutre sus playas los días de verano, y de negocios relacionados con la mar (comercio marítimo, agencias de navegación, piscifactorías, congelados, salazón, etc…)

Paseo_en_yate_por_la_ria_Aveiro

 

Cuenta con dos grandes playas galardonadas con bandera azul, separadas por espigones de escollera, y comunicadas todas por unas pasarelas de madera que van sobre las dunas y permiten el paso de peatones del espacio urbano a la playa; respetando con ello la biodiversidad de la flora autóctona y fauna silvestre de este patrimonio natural.

 

Pasarela_de_madera_en_la_playa

Pasarela de acceso a la playa para preservar las dunas

Disponen de todos los servicios propios de una playa urbana (chiringuitos, duchas y wc,). Barra con un impresionante faro de 65 m de alto, y considerado uno de los 26 más altos del mundo, formada por construcciones modernas de apartamentos y restaurantes.

La playa más cerca del espigón (Praia do Farol) al contar con aguas más mansas, está más indicada para la chiquillería. La segunda es Costa Nova, próxima a la avenida José Estevão, más abierta y sin vigilancia a medida que te alejas de las zonas pobladas.

En general, las playas son de fuerte oleaje y el viento suele soplar fuerte. Sin duda alguna recomiendo llevar un paravientos, solución que te permite estar resguardado y protegido del viento.

Los encuentras en cualquier tienda de artículos de playa. ¡Solo de esta manera podrás permanecer en la playa cómodamente!

Dias_de_playa_en_Aveiro

Soleado día de playa

La parte de la ría con su Club de Vela, tiene una escuela para la práctica de cualquier deporte relacionado con el viento, y organiza regatas en distintas modalidades.

 

Deporte_de_vela_en_la_ria_Aveiro

Club de Vela en la ría de Aveiro

 

Terraza del Restaurante "Canastra do Fidalgo"

Terraza del Restaurante «Canastra do Fidalgo»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gastro., Shopping

Lugares para comer hay de todo tipo y precio, y en casi todos «peixe fresco grelhado» (pescado a la brasa). Los amantes del mariscos y del arroz de marisco que apunten este nombre: Canastra do Fidalgo, un local con una agradable terraza, que cuenta con un buen servicio, y donde todo el género es excelente.

 

pulpo_plancha_restaurante_costa_nova

Pulpitos a la plancha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienes ocasión, acércate al Mercado de Pescado (hacia la mitad de la avenida) que emplea a familias de pescadores, y donde tanto en fresco como en cocido encontrarás marisco de la zona: Ostras, percebes, buey de mar, langostinos y por supuesto bacalao, pulpo, pez espada, etc.

En las proximidades, tiendas de cerámica popular portuguesa se exponen a pie de calle, tiendas de souvenirs y pastelerías, hacen de este lugar un espacio muy concurrido.

ceramica_tipica_aveiro

Cerámica local

Con el estómago lleno, no es mala idea recorrer de punta a punta el margen de la ría, mientras saboreas unas tripas, el dulce tradicional autóctono de aquí. Las clásicas son de crema de yema dulce (con relleno de «ovo mole», el dulce de Aveiro) envuelta en una crepe, pero también las hay con nata, chocolate, etc…¡Excuso decirte como está!

dulces_llamados_tripas_aveiro

Tripas   © Sean Salmon

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recorriendo la Costa

Y si quieres conocer otras playas fuera de Costa Nova, enfila por la Av. José Estevão en dirección sur, y coge la carretera M592 donde bordeando la ría, llegarás hasta Vagueira, una pequeña localidad de verano, que cuenta también con una gran playa. Al final del paseo que recorre la playa y en dirección sur, se encuentra «Casablanca«, un lounge bar, desde el cual podrás disfrutar de sus vistas privilegiadas mientras saboreas una copa desde su terraza, o contemplar a los surfistas tomando olas en la playa salvaje llena de dunas de Areão.

 

Casablanca Lounge, Vagueira

Llegados a la hora de comer, nada como ir a la “Marisqueira da Vagueira” frente al jardín infantil. Los pescados, el marisco a la plancha protagonizan la carta, junto con la caldeirada de marisco. 

"Uno de los plato estrella de la casa es la calderada de marisco en Marisqueria da Vagueira"

Uno de los plato estrella de la casa es la calderada de marisco

Y seguimos recorriendo la Rota da Luz, descubriendo nuevos lugares. !!Hasta pronto!!

Ilhavo (Aveiro): Más que una tierra de pescadores de bacalao

Cerca de la ría Aveiro se encuentra Ilhavo una pequeña población con tradición en el mundo del mar, la pesca del bacalao, la cerámica y la producción de pan.

De ella dependen varias parroquias (freguesias) en un terreno muy discontinuo: Gafanha de Encarnação, Gafanha de S. Salvador, Gafanha do Carmo y Gafanha de Nazarécon baja densidad de edificación, desarrolladas en el siglo XX, con una morfología muy lineal.

Mapa de Ilhavo y sus parroquias. Se encuentra a 10 km de la playa y a unos 7 minutos en coche de la ría de Aveiro

Tienen un esquema urbano tipo malla, y están conectadas por una maraña de carreteras y caminos y pequeños canales por su proximidad con el estuario del río Vouga, donde si no conoces el camino, puedes extraviarte a plena luz del día. Son tierras extremadamentes fértiles que producen sobre todo patatas, maíz y hortalizas. Resulta muy entrañable ver a las típicas abuelas (velhotas), con sus pequeños puestos en el borde de la carretera camino de la ría vendiendo los productos producidos en la huerta. 

Cruzando una laguna meridional de la ría desde Ilhavo llegas hasta las playas de Barra y de Costa Nova, que reciben el turismo que llega a Aveiro y alrededores.

Paisaje de la ría a la altura de Ilhavo. © Mendel Heit

El bacalao

Empezamos la visita en el Museo Marítimo de Ilhavo, que contiene elementos y objetos que hacen referencia a la historia de la pesca y la navegación tanto en alta mar como por la ría de Aveiro; mediante barcos (como la reproducción de un bacaladero y varios moliçeiros, colección de conchas, instrumentos náuticos, cartografía y como no, unas salas centradas en el bacalao, protagonista indiscutible de la historia marítima y económica de Ilhavo, que hasta cuenta con un importante acuario.

Reproducción de un bacaladero

La pesca del bacalao comenzó en el siglo XVI en las remotas y frías aguas de Terranova y aún sigue, aunque ahora procede sobre todo de las islas Feroe, Noruega e Islandia. En su momento esta expansión del consumo se debió a las normas religiosas de ayuno y abstinencia, y por la necesidad de completar una dieta pobre en proteínas de origen animal.

Ciertamente, no fueron los portugueses quienes descubrieron el bacalao sino los nórdicos; pero sí fueron ellos los primeros, junto con los vascos, en sacarle el máximo provecho, introduciendo la sal en el proceso de conservación, alargando así drásticamente el sabor y conservación del pescado.

Bacalao en lascas con huevos y pimientos

Su alto contenido de proteínas, bajos nivel de grasa, y completo aprovechamiento, junto con su fácil conservación, hacen que el bacalao haya sobrevivido a todas las modas y tendencias. Considerado el rey de la cocina portuguesa, con más maneras de prepararlo que días del año. Este sólido recurso le sirve al Ayuntamiento para organizar en Agosto el Festival del Bacalao, con degustaciones y showcooking al aire libre. Pero también hay otros muchos eventos como el que se hace en honor de los Bacaladeros, el del marisco, el de las ostras o el de la sardina.

Navío Santo André

Si te interesa saber cómo se realizaba la pesca de arrastre y, al mismo tiempo, ver cómo vivían los tripulantes a bordo, acércate al Barco-Museo Santo André, un antiguo bacaladero de 1948 que realizaba sus capturas en las frías aguas del Atlántico Norte.

 

Y ya para comer, recomiendo sin duda ir a la Casa de Comidas “O Cantinho” (R. Dr. Celestino Gomes, Tel +351 234 323 470) donde en un entorno de

Pataniscas de Bacalao

mantelitos de papel, una sencillez en su decoración y en un ambiente muy familiar, dejan todo el protagonismo a la calidad del producto. Puedes elegir sin miedo, porque todo está sabroso.

Los dueños cuelgan en Facebook por la mañana el menú del día, que comienza con la consabida sopa de verduras, para seguir con cuatro primeros y otros cuatro segundos donde elegir; como churrasco de carnes, bacalao asado a la brasa, «secreto de porco preto” y “lulas a lagareiro”.

Los postres están a la vista sobre una repisa, y desde luego merece la pena que dejes un hueco para probar el flan de la casa, que está absolutamente de escándalo.

!Una de chipirones del Cantinho!

Callejeando entre Calçadas, Travessas, Becos y Rúas

Un paseo por el casco antiguo de Ilhavo nos permite descubrir edificios antiguos entre un sinfín de calles estrechas, callejones y callejuelas, donde destacan elementos pintorescos y únicos.

La existencia de un centro algo desordenado, con anchuras variables y ángulos a veces imposibles, ha hecho que el Ayuntamiento ponga en pie un proyecto de recuperación de esta zona, para mejorar la movilidad peatonal, promocionar cultural y económicamente este espacio.

Y para los que les gusta el arte y patearse las ciudades mirando hacia arriba, Ilhavo no se escapó al Modernismo (Arte Nova), concentrándose una serie de viviendas francamente bonitas.

Se pueden encontrar las llamadas «Casas Brasileiras”, estupendas villas con floridos jardines, algunas introduciendo la “veranda” de aquellos que triunfaron en ultramar y utilizaban la arquitectura como signo de distinción.

«Vila Africana», joya modernista. Vivienda particularmente decorativa por sus formas orgánicas, arabescos y cornucopias

De hecho, entre 1890-1930, los propietarios de las fábricas de azulejo y cerámica del distrito de Aveiro eran descendientes de grandes comerciantes locales, que con capital extranjero, normalmente oriundos de Brasil, compraban o construían fábricas.

En el primer tercio del siglo XX, la ciudad vivió un periodo de crecimiento debido, a los efectos del colonialismo, y a la pesca del bacalao junto con los servicios y actividades relacionadas con el comercio marítimo. Dicha expansión económica y un gusto por “lo moderno”, favoreció la construcción de villas modernistas ocupadas por la burguesía urbana.

  • Los emigrantes que volvían de Brasil, construían casas "a la manera" de las antiguas colonias centroeuropeas
  • Vidrieras de colores en sus miradores
  • "Vila Cecilio". Con el Modernismo llega la inspiración naturalista a los balcones
  • Vila Papolia ©Maxim608

 

La cerámica

Siempre llama la atención en Portugal la utilización de la cerámica en las ciudades y en las casas como elemento de uso doméstico, llegando a ser el auténtico rey de la decoración. En el siglo XVIII fue el recubrimiento favorito tanto en exteriores como en interiores, bien en iglesias, palacios o casas, ya que:

  • daba “status”,
  • era un buen aislante térmico,
  • de coste relativamente bajo, producción cuasi industrial y poco mantenimiento o,
  • simplemente porque era y es rabiosamente bonito

El descubrimiento de arcillas y caolín, materias primas principales para la fabricación de piezas cerámicas, favoreció que en el siglo XIX el eje de Aveiro-Ilhavo-Vagos se convirtiera en un muy importante centro de producción; creándose talleres y fábricas como «Aleluia» en Aveiro o «Vista Alegre» en Ilhavo (que será motivo de otro post).

Los que por aquí llegaron e intervinieron en la producción de las piezas, como diseñadores, moldeadores o pintores nacionales y extranjeros como Víctor Chartier Rousseau y Duarte Magalhães para «Vista Alegre», dieron fama a la región, creando un puente de intercambio de ideas con Europa.

  • Azulejos en relieve de la Casa Aleluia
  • Fuente con detalle de la esfera armilar, símbolo portugués desde el reinado de Manuel I. Vista Alegre
  • Azulejos en relieve de época
  • Envase para guardar el té. Diseño de D. Magalhães. Vista Alegre
  • Diseño de V. Rousseau. Vista Alegre
  • Fachada de una casa. Azulejo todavía en perfecto estado
  • Panel Decorativo: El río Vouga a su paso por la cercana localidad de Eixo

 

Hoy Aveiro y alrededores sigue manteniendo una tradición muy arraigada a la producción de cerámica. Este año sin ir más lejos, se celebra la XIII Bienal Internacional de Cerámica con un aumento de cerca de un 50% en relación a la edición de 2015. Su antigüedad, supone ya una consolidación importante de la misma, con casi 196 obras de 125 artistas de varios países. En cuanto a Ilhavo, este “industrial atmosphere” se nota: La industria cerámica es otro sector que ha favorecido su desarrollo, especializándose en subsectores como vajilla y productos para el hogar, gres, ladrillos, tejas y sanitarios.

Al hilo de lo anterior, hemos llegado recomendados por unos amigos al taller de la “Oficina de Formiga”. Además de poder comprar todo lo que está expuesto, puedes tener la oportunidad de ver cómo se realizan todos los pasos de la elaboración artesanal de las piezas.

En plena labor creativa!

Sus señas de identidad son piezas delicadas pintadas a mano, utilizando diseños propios de la tierra portuguesa como los conocidisimos de Gaia y Sacavém, pero al que le han aplicado el tamiz de la modernidad; realizando también encargos personalizados como recuerdos de boda o aniversarios.

  • "Jarras con diseños populares, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Jarras con un diseño muy alegre y pintadas con vistosos colores
  • "Plato decorado, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Dulce, inocente y delicado
  • "Plato en loza de Oficina da Formiga, Ilhavo"
  • "Bols, "tigelas" en portugués. Ideal para desayunar o servir sopa, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Bowls, "tigelas" en portugués
  • En el s. XIX se ofrecía a los novios, deseándoles abundancia y felicidad en la vida conyugal. Es su producto estrella!
  • "Fuentes de pescado en loza de color turquesa, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Bandejas para servir pescado. Perfectas para servir en tu mesa y poner un toque alegre

 

La técnica de elaboración hace que no haya dos piezas iguales, por lo que incluso en series más o menos numerosas, cada pieza es única.

Jorge y Milu, una pareja encantadora, te reciben y explican todo lo anterior, con lo que la visita se convierte en una experiencia muy agradable y muy instructiva. Las piezas son muy bonitas y van desde servicios de mesa, a jarras, platos, cuencos, juegos de café, etc.

Ahora que parece que la cerámica ha vuelto y con fuerza, pasando de ser algo “viejuno” a ser tendencia en decoración de interiores, es cuando más recomiendo sin duda alguna una visita a este atelier. (R. da Coutada 77. La calle hace esquina con R. Vasco de Gama (N109) Tel +351 234 195 592). ¡No te lo puedes perder!

Mercadillo

La churrasqueira, una afición nacional

En mi búsqueda de mercadillos curiosos, descubro la Feria Generalista “dos 13”, a espaldas del imperio «Vista Alegre», donde el trece de cada mes se convierte en un espacio de encuentro para todos aquellos que quieran acercarse y comprar desde productos textiles, menaje del hogar, herramientas, frutas, plantas, comida y hasta animales de corral, haciendo que la visita se convierta en un entretenimiento muy agradable.

Los puestos con mucho tirón son los dedicados a la gastronomía, con pollos asados a la parrilla, costillar de cerdo, chorizos ahumados y patatas, que sobre un mantel de papel por encima y mobiliario de mesas largas e infinitas para compartir entre comensales que no se conocen de nada. El mercadillo se originó en 1693, cuando la villa de Ilhavo pidió permiso al rey D. Pedro II para establecer aquí una feria; la cual sirvió para fijar población, y generar riqueza y desarrollo para la zona con la venta de sal, pescado y productos agrícolas.

Improvisado chiringuito

Mantecosos y cremosos quesos

Bacalao en salazón que se puede adquirir entero, en trozos o desmigado

Su rico pan

La cercana aldea de Vale de Ilhavo es muy conocida en la región por el pan que aquí se elabora. La “Ruta de las Panaderías” se ha creado para reconocer el trabajo de los panaderos artesanos, perpetuar la tradición e incentivar la producción local.

Esponjosos panecillos "padas"

Esponjosos panecillos «padas» listos para su venta

En hornos de leña se hacen las “padas” (panecillos) a base de harina de trigo y de maíz y los “folares” (pan de cuaresma). Según me cuentan, antiguamente solían ser las mujeres de los pescadores quienes para asegurar el sustento de la familia durante la ausencia del marido, elaboraban el pan en sus casas, horneándolos en su propio horno. Hoy sigue siendo un negocio más de mujeres que de hombres, que va pasando de una generación a otra.

De maíz, padas, …. esperar tu comida es toda una tentación…

A Alzira Vasconcelos, que forma parte de esta segunda generación de mujeres desarrollando la artesanía del pan desde el horno de leña, le llegan pedidos de todos los rincones del país. Sus “folares”, un pan dulce que se consume en Pascua, son de los pocos que perpetuán el toque artesano.

Alzira Vasconcelos sigue realizando los “folares” con el mismo mimo y pasión de entonces

Quince panaderías quedan en pie cociendo el pan en horno de leña, vendiéndolo directamente entre la comunidad local o en pequeñas furgonetas de reparto por las “gafanhas” y localidades próximas, dejando la bolsa del pan colgada del picaporte de la puerta. Sus ingredientes: Agua, sal, levadura y harina, que todavía algunos van a buscarla a los molinos cercanos.

Para reavivar esta tradición casi en extinción, y porque el consumo de productos naturales es un mercado en auge, el Ayuntamiento quiere dar la oportunidad a jóvenes para arrancar sus propios negocios y que pongan en valor los panes artesanos de esta pequeña localidad, promoviendo con ello su difusión.

Un viaje por su historia reciente

Siguiendo con la historia reciente y las tradiciones, Casa Gafanhoa en Gafanha da Nazaré es un espacio etnológico que recoge la historia, usos y costumbres de la vida de una familia de colonos de esta zona a principios del siglo XX. Sobre la base de la arquitectura popular portuguesa la llamada “casa gandaresa”, se muestra cómo eran los muebles, los utensilios de uso cotidiano y la indumentaria del momento.

Casa Gafanhoa

De planta rectangular con elementos de casa urbana, estaba dispuesta alrededor de un patio central donde cada habitación tenía acceso independiente desde el patio, y que servía a su vez de apoyo agrícola y corral. La fachada principal, de gran simplicidad, sigue la pauta ventana-puerta-ventana. En tu visita por la región de Aveiro fíjate y verás cómo, en mejor o peor estado, aún quedan casas de este tipo por doquier. Para concertar una visita: 234 364 024.

 

Y desde aquí, una carretera nos acerca hasta la playa de Costa Nova de dunas y playas geniales. !Hasta muy pronto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tavira: La soleada y luminosa dama del Sur

Flores de la luminosa y soleadaTavira

Tavira es una pequeña ciudad portuguesa en el Algarve Oriental a unos 25 Km de la frontera española, que se encuentra en el corazón del Parque Natural de la Ría Formosa; hogar de numerosas especies exóticas acuáticas y aves migratorias que van de Europa al norte de África y viceversa, como los flamencos. Su historia se remonta a los fenicios, y los musulmanes dejaron una fuerte impronta en el urbanismo de la ciudad.

"Vista de Tavira desde el Castillo"

Vista de Tavira desde el Castillo. Cortesia de Andrew Crump

Hasta el siglo XIX vivió de su flota pesquera (atún sobre todo) y de sus salinas. Hoy es fundamentalmente una ciudad de servicios.

"Pequeñas embarcaciones de pesca tradicionales en el puerto de Tavira"

Pequeñas embarcaciones de pesca tradicionales

Su encanto reside en que ha escapado milagrosamente al desarrollo urbanístico del Algarve, al estar en una zona de alto valor ambiental. Junto con Sagres en el extremo opuesto (Parque Natural de la Costa Vicentina), pasan por ser los dos espacios con menos construcción y turistas de la región. Los que llegan, suelen estar interesados en experiencias más auténticas y menos convencionales.

Casas pintadas en colores primarios que dan vida

Las puertas de colores aportan gracia a las calles

Retirada de la primera línea del mar y con un excelente clima, Tavira se asienta  a ambos lados del río Gilão, y se distingue por su curiosa arquitectura mezcla de pombalina y morisca.

"Un casco antiguo a ambos lados del río Gilão de calles estrechas y empedradas con casas de brillantes azulejos"

Un casco antiguo a ambos lados del río Gilão de calles empedradas con casas de brillantes azulejos

 

Una mirada a las fachadas desvela coloridos balcones cuyos dueños engalanan con flores

Su bonito y tranquilo casco histórico con flores de todo tipo, con un trazado algo irregular y de calles estrechas, llena de rincones y encantos con agradables terrazas, restaurantes y tiendas únicas (alejadas de las marcas multinacionales), junto a la placidez que se respira, hacen de éste un lugar perfecto para desconectar, en cualquier época del año.

 

 

 

Casa Florida en Tavira

La ciudad está dividida en dos zonas, conectadas por un puente romano y un par de puentes modernos que atraviesan la ría de Tavira.

Aquí también ha llegado el Tuk Tuk, un original vehículo, divertido y único, inspirado en los vehículos tradicionales asiáticos que te permiten conocer Tavira, al tiempo que realizas un paseo agradable. El conductor te va comentando su historia, su patrimonio cultural y otras curiosidades. El recorrido por el casco antiguo tiene un precio de 25€.

Es una buena opción, ya que te permite captar una primera impresión del entorno y después tú por tu cuenta, realizar caminando una visita más en profundidad (R. Almirante Cândido dos Reis, nº 43).

"Tuk Tuk por el casco antiguo de Tavira"

Tavira en Tuk Tuk: Estupenda experiencia que te permite tomar conciencia de la ciudad

Comenzamos nuestra visita en el centro de la ciudad, en la Plaza de la República, que durante el día es sinónimo de cafés o helados, y al caer la noche es una buena opción para picar algo.

Una de las calles más características es la R. Liberdade, donde se concentra la zona comercial, y que junto a la R. José Pires Saldanha están salpicadas con bonitas casas del siglo XVI. Ya en el dique junto al río, verás otras correspondientes al siglo XVIII.

Palacete en Rua Liberdade, 31

"Otro bonito edificio en la Rua José Pires Saldanha frente al Mercado da Ribeira"

Casa señorial pombalina del siglo XVIII con sus balcones de forja en la Rua José Pires Saldanha

Por la R. da Galeria, atravesando la Puerta de D. Manuel comienza el antiguo barrio musulmán de calles enrevesadas e inmaculadas, que suben hacia la Iglesia de Santa María del Castillo (asentada sobre una antigua mezquita) con su característica Torre del Reloj.

Enfrente están los restos de un antiguo Castillo medieval  tomado a los almohades en el siglo XII por los caballeros de la Orden de Santiago. Destruido en el terremoto de 1755, cuenta con una torre albarrana octogonal y un agradable jardín que no debes dejar de visitar.

"Iglesia de Tavira frente al Parque"

Cortesía de Timo Newton-Syms

“A Ver Tavira”, donde tomar algún refresco o tapa

Las vistas desde su torre octogonal son magníficas y desde aquí verás las cubiertas a cuatro aguas de las habitaciones de las casas. Es una herencia oriental traída por los navegantes portugueses durante la “Era de los Descubrimientos” para proteger las casas de las inclemencias meteorológicas.

"Tejados piramidales de Tavira"

Los característicos tejados piramidales de Tavira

Destacan también las puertas de palilleria (porta de reixa) de influencia musulmana, que protegen del calor, dejando que circule el aire.

 

Igual que hace un siglo cuando se inauguró, el “Jardim do Coreto” próximo al río, sigue siendo el principal centro de atracciones y lugar local de reunión para pasear o escuchar a las bandas de músicos callejeros que allí se instalan por la noche.

 

"Viendo la vida pasar en el parque de Tavira"

Cortesía de Nalucki

Un curioso templete de música de forma octogonal rodeado de un pequeño estanque, preside el parque dedicado a Sebastiao Leiria, poeta de la ciudad. Fabricado en Oporto y transportado hasta aquí en barco, es un ejemplo de la “Arquitectura de Hierro” que se hacía en la Europa de finales del XIX. Frente a él está el kiosco de Muxagata, con sus ricos helados, que no dejan a nadie indiferente.

"Un estanque con peces de colores y tortugas rodea el templete de Sebastiao Leiria en el Parque de Tavira"

El templete tiene un estanque alrededor con coloridos peces y tortugas que aporta frescor en los días de verano

"En el parque del Castillo, hay plantas tropicales como las trompetas de angel"

Trompetas de Ángel, planta tropical. Su olor atrae insectos nocturnos

"Rico, cremoso es este exótico helado de yoghourt griego con maracuyá"

Rico y cremoso helado de yoghourt griego con maracuyá

Enfrente está el antiguo Mercado da Ribeira, un edificio histórico de estructura de hierro creado en el siglo XIX y restaurado en 2001, hoy destinado a funciones de ocio, con establecimientos y terrazas.

"El antiguo Mercado da Ribeira creado a finales del siglo XIX, fue restaurado en 2001 y hoy alberga una serie de tiendas y restaurantes."

No es fácil encontrar en el centro histórico un local que no caiga en la oferta clásica de pescado algarvio. Sorprende muy gratamente Gilão Restaurante con una cocina bien pensada y realizada con guiños a las cocinas asiáticas. Tiene un buen servicio y una excelente ubicación de su terraza con magnificas vistas al río (Rua do Cais, Mercado da Ribeira, Loja 2ª).

"Langostinos al Piri-Piri del restaurante Gilao, Tavira"

Langostinos al Piri-Piri, un chile muy utilizado en la cocina africana y de sabor picante

Puesta del sol desde la terraza del Restaurante

Cerca está la R. Doctor Marcelino Franco, un animado bulevar con su vetusto Cine Teatro António Pinheiro, varios edificios palaciegos y la iglesia renacentista de Nossa Senhora de Ondas, que en su interior alberga un destacado techo pintado.

Los primeros y quintos sábados del mes junto al Mercado Municipal, donde encontrarás buen pescado y fruta fresca (frente al hotel Vila Galé), se organiza el Mercadillo de Antigüedades donde el second-hand está a la orden del día. Hay mucho vendedor extranjero (inglés sobre todo), que desde bien temprano instalan sus objetos en la explanada, esperando la llegada de los incondicionales a este tipo de mercadillos.

Una fuente con la imagen del ilustrado Marqués de Pombal. Contribuyó al desarrollo de la ciudad creando una fábrica de tapices en Tavira

 

La zona al otro lado del puente romano en dirección a Vila Real, tiene un aire bohemio, con muchas callecitas empedradas, calles estrechas y floridas, y plazas llenas de pequeños restaurantes y terrazas, todo muy alegre y con mucha “vidilla”. Uno de ellos es el «Pessoa’s Cafe«, con su terraza mirando al río, donde es habitual la música en directo (R. Jacques Pessoa, 22).

En este no sé qué de calles y estrechas callejuelas que conquistan, hay tiendas que destacan  como  «Casa das Portas« (que vende algo de regalos, un poco de decoración y también ropa y bisutería en estilo boho chic. Todo con mucho gusto e impecable. (R. Dr. Augusto Silva Carvalho, 3).

Muy cerca, «Kozii» especializada en ropa y textil indio, complementos y joyería de toque étnico (R. Dr. Augusto da Silva Carvalho 2C).

 


Y con «La Porte Rouge» el Made in France conquista Tavira, una tienda de moda femenina con aires de boutique parisina con mucho estilo y gusto. Muy chic (23, Praça Dr. Antonio Padinho). Al lado está la Iglesia de San Pablo, que por fuera no llama la atención, pero en su interior guarda un suelo del siglo XVII de ladrillos rojos cruzados de origen español en excelente estado.

 

 

El casco histórico de Tavira está plagado de iglesias, conventos, ermitas y capillas, no en vano es conocida como la «ciudad de las iglesias«. Si quieres descubrir las más de 30 que hay, mi consejo es que te dirijas a la Oficina de Turismo (Pza. República, 5), donde te informarán de sus días y horarios de apertura.

 

Para disfrutar de sus playas arenosas un barco te llevará a la isla de Tavira, en pleno Parque Natural de la Ría Formosa. En una extensión de 11 kilómetros, se encuentran cuatro preciosas playas: Ilha Tavira, Terra Estreita, Do Barril y Homem-Un. Todas cuentan con Bandera Azul por su calidad ambiental, y todas ofrecen condiciones ideales para practicar deportes de agua como el kite, windsurf o kayak.

Ninguna de ellas alcanza los niveles de saturación que podemos ver en algunas playas españolas; aquí están más esponjadas de gente y puedes disfrutar de un espacio personal amplio. Y claro, cuanto más te alejes, antes alcanzas tu soledad en espacios de increíbles vistas y paisaje.

 

Los pequeños ferries salen del Largo Dr. José Pires Padinha 172, donde están los barcos de pesca, aproximadamente cada hora, y el viaje dura unos 20 minutos. Su precio son dos euros por persona ida y vuelta.

Frente a él está la Petiscaria «Mar a Montes«, con una muy agradable terraza, que ofrece una carta reducida pero interesante de pequeñas raciones de quesos locales, pescado y marisco, y que por la noche está muy animado.

Una tabla perfecta: Quesos locales, uvas, nueces y miel

La producción de ostras en régimen extensivo tiene una producción creciente en el Algarve

Bocas, grandes pinzas de cangrejos

 

Y siguiendo con lo gastro, próximo a las playas y entre pinares, está Marisquería Fialho (a 11 km de Tavira), un local sencillo que resulta una verdadera sorpresa, y donde los pescados frescos y mariscos junto con cataplanas (guiso de marisco servido en una olla cubierta de cobre) o arroces de marisco, son los protagonistas. (Parque Natural da Ria Formosa, Tel. +351 281 961 222)

 

"Marisquería Fialho: Arroz de marisco, una especialidad de la casa"

Arroz de marisco, una especialidad de la casa

Vistas desde el Restaurante: Una red de marismas de poca altura, pequeños canales y una serie de islotes que actúan como barrera. Más allá el mar. Total ná

No hay viaje sin souvenir, ni souvenir sin viajes. La cerámica artesana tiene una larga tradición en el Algarve, y aquí podrás encontrar vistosos platos de cerámica, o incluso llevarte un tarrito de flor de sal, un producto de alto valor gastronómico de las salinas próximas.

 

"El Algarve es conocido por su producción de cerámica. (Cerámica Los Porches, Lagoa)"

En el Taller-Tienda de Cerámica Los Porches, Patrick & Lima vienen confeccionando piezas desde 1968, recuperando formas y temas medievales. Cortesía de Porches Pottery

En el Algarve se sigue produciendo sal de manera artesanal, técnica que se remonta al siglo IV a.C con los fenicios

La soleada Tavira, junto con sus playas, es un buen punto de arranque para explorar la zona, realizar excursiones como Olhão, Vila Real de Santo António, o Cacela Velha. Esta zona guarda sorpresas que merecen un viaje, un desvío, varios días o semanas, según lo intenso de la situación.