Aveiro, exponente del Modernismo Portugués

Aveiro es una ciudad de origen medieval creada por la condesa de Mumadona Dias en el remoto s. X (la misma que fundó el castillo de Guimaraes). Ya en el s. XV era una próspera localidad gracias a la producción de sal que vendía a Galicia y norte de Europa, el comercio naval y los bacalhoeiros que pescaban en el Mar del Norte. La ciudad fue ganando prestigio y creciendo por el número de instituciones religiosas, gremios y servicios que se instalaron en ella.

De siempre, la producción de sal ha jugado un papel importante en la economía de la región. Podrás ver de cerca el trabajo de los "marnotos", observar flamencos y ver salicornias (fauna y flora local)

En las salinas podrás ver de cerca el trabajo de los «marnotos» (trabajadores de las salinas), observar flamencos y ver salicornias (fauna y flora local)

Conocida como la Venecia Portuguesa, por sus curiosos barcos con proas levantadas llamados moliçeiros de vivos colores (que literalmente antaño servían para recoger el moliço (algas) de la ría, reemplazan aquí a los gondoleros.

Canal Central de Aveiro

Hoy aparte de transportar turistas compiten en fraternales carreras veraniegas. Su rico patrimonio arquitectónico de Modernismo (Arte Nova), hacen de Aveiro un lugar atractivo para visitar.

Pero ahí no acaba la cosa. Su ría es una laguna laberíntica, paraíso de pescadores, donde se juntan los ríos, las marismas con sus islotes y esteros, sus pinares y salinas, un hervidero de biodiversidad.

Músicos callejeros alegran las tardes

Músicos callejeros alegran las tardes. Parque Infante D. Pedro

Te recomiendo un paseo en barco para que puedas apreciar los márgenes de los cuatro canales de la Ría. El principal sin duda es el Canal Central embellecido por los palacetes y casas Arte Nova, donde llegarás al Rossio (centro neurálgico) con multitud de terrazas y pequeños restaurantes.

  • Mirando a la ría la magnífica casa do Major Pessoa, símbolo arquitectónico del Arte Nova
    Casa do Major Pessoa, símbolo arquitectónico del Arte Nova
  • Edificio Las Cuatro Estaciones. R. Manuel Firmino da Maia, n.º 47
    Edificio Las Cuatro Estaciones. R. Manuel Firmino da Maia, n.º 47 a 49
  • Panel con motivos florales debajo de la ventana. R. do Carmo, Aveiro
    Panel con motivos florales bajo la ventana. R. do Carmo
  • Edificio de la Cooperativa Agrícola. Paneles de azulejos de la empresa Fábrica Fonte Nova
    Edificio Cooperativa Agrícola. Paneles de azulejos de la Fábrica Fonte Nova
  • Casa dos Lirios, R. Antónia Rodrigues, Fabrica Fonte Nova
    Casa dos Lirios, R. Antónia Rodrigues, Fabrica Fonte Nova
  • Casa del arquitecto Silva Rocha. Fue responsable de varios diseños Arte Nova en Aveiro
    Casa del arquitecto Silva Rocha, responsable de varios diseños Arte Nova en Aveiro
  • Junta de Freguesia de Vera Cruz (R. Sá, 3)
    Junta de Freguesia de Vera Cruz. R. Sá, 3-5
  • R. Conselheiro Nunes da Silva, Fabrica de Outeiro
    R. Conselheiro Nunes da Silva, Fabrica de Outeiro

Aquí los cuartos domingos de mes se celebra el mercadillo de antigüedades & vintage que inunda las callejuelas del centro histórico.

Recurrir a los mercadillos es una opción perfecta para tener una decoración original al mezclar piezas modernas con otras antiguas

Recurrir a los mercadillos es una opción perfecta para tener una decoración original al mezclar piezas modernas con otras antiguas

Por entre sus calles descubrirás tiendas de productos de la Ría de Aveiro que pretenden promover la región en el plano económico, social y cultural, a través de sus recursos endógenos como la loza, la “Flor de Sal”, las conservas y muchas pastelerías que venden los famosos “Ovos Moles” (huevos blandos), unas yemas dulce con una envoltura de oblea con formas marinas de pez, molusco o barril, en sintonía con esta ciudad costera. 

La historia de los «Ovos Moles» se remonta al extinto Convento de Jesús en el s. XVI, al hacer entonces las monjas estos dulces con las yemas que sobraban de usar las claras para planchar la ropa.

  • Sal de las salinas próximas al Canal da Pirâmides
    Sal de las salinas próximas al Canal da Pirâmides
  • La historia de los "ovos moles" de Aveiro, se remonta al extinto Convento de Jesús en el s. XVI. Confeitaria Peixinho fundada en 1856, lleva vendiéndolos desde entonces (R. de Coimbra, 9)
    Confeitaria Peixinho fundada en 1856, lleva vendiéndolos desde entonces (R. de Coimbra, 9)
  • Conservas de Comur (Murtosa). Las encuentras por toda la ciudad
    Conservas de Comur (Murtosa). Las encuentras por toda la ciudad

Cerca de aquí, no debes obviar el simpático canal de S. Roque, antiguo barrio de pescadores (muchas de ellas rehabilitadas y modernas), donde aún se mantienen intactos los antiguos almacenes de sal –hoy restaurantes- y terrazas mirando al canal, que al caer la tarde son realmente inolvidables, el puente de Carcavelos y la capilla de S. Gonçalinho, de forma hexagonal, con fama de curar problemas óseos y resolver cuestiones conyugales.

Los locales son muy devotos de San Gonçalinho en el popular Bairro à Beira Mar

Son muy devotos de San Gonçalinho en el popular Bairro à Beira Mar

Ambiente agradable y distendido en el Canal de San Roque, con terrazas y restaurantes

Ambiente agradable y distendido en el Canal de San Roque, con terrazas y restaurantes

Al otro lado del canal y de la bulliciosa plaza José Estevao se encuentra la Iglesia de Misericordia (R de Coimbra 27) del s XVI con una imponente fachada azulejada, que enmarca un pórtico manierista. Su interior no es menos deslumbrante con paredes azulejadas, órgano y retablos de pan de oro.

El rey Felipe II financió la construcción de esta iglesia, estando Portugal bajo el manto de España

El rey Felipe II financió la construcción de la Iglesia Misericordia, estando Portugal bajo el manto de España

© José Luis Filipo Cabana

Plaza de José Estevao. El escritor Eça de Queiroz, frecuentaba su "palheiro" (casa de verano) en Costa Nova

Plaza de José Estevao. El escritor Eça de Queiros, frecuentaba su «palheiro» (casa de verano) en Costa Nova

En esa misma plaza el Ayuntamiento del s XVIII, con una gran estatua del político y orador parlamentario José Estevão. Gracias a su insistencia consiguió en 1861 desviar la línea ferroviaria entre Lisboa y Oporto hasta Aveiro. A un paso se encuentra el Convento de Jesús, un monasterio construido en el s XV, que hoy alberga el Museo de Aveiro.

Antiguo Monasterio de Jesús, hoy es el Museo de Aveiro

Museo de Aveiro

Es conocido por la riqueza de tallas doradas recogidas de comunidades religiosas disueltas durante la I República para evitar que el patrimonio se perdiese, y el muy imponente túmulo de la princesa Juana, hija de Afonso V que eligió este lugar para llevar su vida conventual donde murió en 1472. El edificio en sí es ya una joya y merece una visita: Destaca su presbiterio decorado en oro, los claustros y el refectorio recubiertos con azulejos de Coimbra. Su farmacia monacal auxiliaba a las monjas y a la población de la ciudad. Siempre estaba provista de alambiques, matraces y albarelos, junto con libros de fórmulas y plantas medicinales, llegando a estar más solicitada que las seglares ante la alta demanda de remedios y medicamentos.

Túmulo de la Princesa Santa Juana

Túmulo de la Princesa Santa Juana © Tipter

Las boticas conventuales con más demanda que las seglares estaban magníficamente equipadas ante la alta demanda de medicamentos. Estos recipientes cerámicos vidriados contenían numerosos remedios, ungüentos y una alta gama de plantas medicinales

Estos recipientes cerámicos vidriados contenían numerosos remedios y ungüentos para emplastos y farmacopea

Sin embargo, Aveiro modernizó su imagen a principios del siglo XX, cuando se asentó una burguesía colonial que venía de Brasil que se dedicó al comercio, y también fruto de la industria, que dejó un importante conjunto de estilo Modernista en viviendas y comercios.

El desarrollo económico de principios de siglo, trajo el tren a la ciudad de Aveiro. Y así, el centro histórico se conectó a la recién creada estación mediante la gran avenida Lourenço Peixinho, alejada de la zona de los canales. Se levantaron calles de forma planificada y ordenada y se construyeron bonitas residencias. En este nuevo terreno urbano (ensanche) verás a ambos lados -en mejor o peor estado de conservación- antiguas viviendas unifamiliares.

  • Residencia unifamiliar principios de siglo por Avda. Dr. Peixinho
    Residencia unifamiliar de principios de siglo
  • Antigua residencia de los fundadores de fábrica azulejos Aleluia, hoy sede del PCP (Partido Comunista). Avda. Doutor Lourenço Peixinho, 168
    Antigua residencia de los fundadores de fábrica azulejos Aleluia, hoy sede del PCP (Partido Comunista). Avda. Doutor Lourenço Peixinho, 168
  • Casa Ensanche Aveiro

Icono del Arte Nova es el Hotel As Americas (Rua Eng. Von Haffe, 20). Proyectado por José de Pinho, se construyó entre 1908-10. Su interior fue remodelado para servir de bar-comedor del hotel en 1997 y declarado Monumento de Interés Municipal.

Su estructuras ornamentada con paredes profusamente decoradas con guirnaldas y motivos florales, un uso artístico de elementos industriales como son el hierro y vidrio, un dintel cubierto de azulejos que recorre todo su perímetro, hace que te quedes maravillada ante semejante alarde de creatividad.

  • Fachada principal Hotel As Americas, Aveiro
    Fachada principal Hotel As Americas, Aveiro
  • Recurrente decoración en hierro forjado y cemento decorativo
    Recurrente decoración en hierro forjado y cemento decorativo
  • Fachada profusamente decorada con guirnaldas y motivos florales
    Fachada profusamente decorada con guirnaldas y motivos florales
  • Barandilla "pecho de paloma" de hierro forjado con motivos vegetales
    Barandilla "pecho de paloma" de hierro forjado con motivos vegetales
  • Coloridos y floreados azulejos
    Coloridos y floreados azulejos

Aveiro ha sido distinguida como Ciudad Museo del Modernismo en Portugal, lo que induce a conocerla a pie, sin prisas. Hay muchas referencias por la ciudad, que aconsejan recorrerla tranquilamente

Al final del paseo te aguarda una bonita sorpresa con la atractiva Estación de Tren, de estilo “Casa Portuguesa”, corriente que defiende la utilización de elementos de la arquitectura portuguesa de los s. XVII y XVIII, pero encuadrados siguiendo las técnicas modernas. Su fachada está cubierta de antiguos mosaicos de azulejos en policromía azul y blanco.

Estación de Tren, Aveiro

Estación de Tren, Aveiro

Sus motivos regionales tan clásicos en la arquitectura portuguesa, recuerdan en ese mismo estilo a las estaciones de São Bento en Oporto y la de Pinhão en el valle del Duero. Los paneles fueron creados por Licinio Pinto y Francisco Pereira y producidos en la fábrica aveirense Fonte Nova en 1916.

Mosaico de azulejo que retrata imágenes costumbristas como estas Varinas y Moliçeiros

Mosaico de azulejo que retrata imágenes costumbristas como estas Varinas y Moliçeiros

Hay bastantes lugares por descubrir alrededor de Aveiro, de la cual me declaro absoluta fan incondicional. De entrada Costa Nova con sus palheiros, imagen de marca de la Ría por el colorido y alegría que dan a sus playas, la espectacular reserva natural de las dunas de San Jacinto y por supuesto Ilhavo a 8 Km.

De palheiro (caseta de aperos) a casita de veraneo. Son muy solicitadas!

 

Tigelas (Bols) de Oficina da Formiga

Tigelas/Malgas (Bols) de Oficina da Formiga (cortesía de la marca)

Aquí podrás conocer de cerca el precioso trabajo artesanal en loza cerámica de Oficina da Formiga (Jorge & Milu, +351 234 195 592) no te arrepentirás, el Museo Marino donde se relata la historia marinera de la región a través de objetos marinos, utensilios y equipos de pesca, montarse en el Navío-Museo Santo André que hasta 1948 formaba parte de la flota portuguesa de bacalhoeiros, y sus gafanhas (fértiles tierras) que llegan hasta el mar.

Posts Relacionados:

Aveiro y su roteiro de Arte Nova

Las rampantes y coloridas proas de los Moliçeiros

Ilhavo (Aveiro): Más que una tierra de pescadores de bacalao

Esos «palheiros» a rayas de Costa Nova me privan 

Localización

Ilhavo (Aveiro): Más que una tierra de pescadores de bacalao

Cerca de la ría Aveiro se encuentra Ilhavo una pequeña población con tradición en el mundo del mar, la pesca del bacalao, la cerámica y la producción de pan.

De ella dependen varias parroquias (freguesias) en un terreno muy discontinuo: Gafanha de Encarnação, Gafanha de S. Salvador, Gafanha do Carmo y Gafanha de Nazarécon baja densidad de edificación, desarrolladas en el siglo XX, con una morfología muy lineal.

Mapa de Ilhavo y sus parroquias. Se encuentra a 10 km de la playa y a unos 7 minutos en coche de la ría de Aveiro

Tienen un esquema urbano tipo malla, y están conectadas por una maraña de carreteras y caminos y pequeños canales por su proximidad con el estuario del río Vouga, donde si no conoces el camino, puedes extraviarte a plena luz del día. Son tierras extremadamentes fértiles que producen sobre todo patatas, maíz y hortalizas. Resulta muy entrañable ver a las típicas abuelas (velhotas), con sus pequeños puestos en el borde de la carretera camino de la ría vendiendo los productos producidos en la huerta. 

Cruzando una laguna meridional de la ría desde Ilhavo llegas hasta las playas de Barra y de Costa Nova, que reciben el turismo que llega a Aveiro y alrededores.

Paisaje de la ría a la altura de Ilhavo. © Mendel Heit

El bacalao

Empezamos la visita en el Museo Marítimo de Ilhavo, que contiene elementos y objetos que hacen referencia a la historia de la pesca y la navegación tanto en alta mar como por la ría de Aveiro; mediante barcos (como la reproducción de un bacaladero y varios moliçeiros, colección de conchas, instrumentos náuticos, cartografía y como no, unas salas centradas en el bacalao, protagonista indiscutible de la historia marítima y económica de Ilhavo, que hasta cuenta con un importante acuario.

Reproducción de un bacaladero

La pesca del bacalao comenzó en el siglo XVI en las remotas y frías aguas de Terranova y aún sigue, aunque ahora procede sobre todo de las islas Feroe, Noruega e Islandia. En su momento esta expansión del consumo se debió a las normas religiosas de ayuno y abstinencia, y por la necesidad de completar una dieta pobre en proteínas de origen animal.

Ciertamente, no fueron los portugueses quienes descubrieron el bacalao sino los nórdicos; pero sí fueron ellos los primeros, junto con los vascos, en sacarle el máximo provecho, introduciendo la sal en el proceso de conservación, alargando así drásticamente el sabor y conservación del pescado.

Bacalao en lascas con huevos y pimientos

Su alto contenido de proteínas, bajos nivel de grasa, y completo aprovechamiento, junto con su fácil conservación, hacen que el bacalao haya sobrevivido a todas las modas y tendencias. Considerado el rey de la cocina portuguesa, con más maneras de prepararlo que días del año. Este sólido recurso le sirve al Ayuntamiento para organizar en Agosto el Festival del Bacalao, con degustaciones y showcooking al aire libre. Pero también hay otros muchos eventos como el que se hace en honor de los Bacaladeros, el del marisco, el de las ostras o el de la sardina.

Navío Santo André

Si te interesa saber cómo se realizaba la pesca de arrastre y, al mismo tiempo, ver cómo vivían los tripulantes a bordo, acércate al Barco-Museo Santo André, un antiguo bacaladero de 1948 que realizaba sus capturas en las frías aguas del Atlántico Norte.

 

Y ya para comer, recomiendo sin duda ir a la Casa de Comidas “O Cantinho” (R. Dr. Celestino Gomes, Tel +351 234 323 470) donde en un entorno de

Pataniscas de Bacalao

mantelitos de papel, una sencillez en su decoración y en un ambiente muy familiar, dejan todo el protagonismo a la calidad del producto. Puedes elegir sin miedo, porque todo está sabroso.

Los dueños cuelgan en Facebook por la mañana el menú del día, que comienza con la consabida sopa de verduras, para seguir con cuatro primeros y otros cuatro segundos donde elegir; como churrasco de carnes, bacalao asado a la brasa, «secreto de porco preto” y “lulas a lagareiro”.

Los postres están a la vista sobre una repisa, y desde luego merece la pena que dejes un hueco para probar el flan de la casa, que está absolutamente de escándalo.

!Una de chipirones del Cantinho!

Callejeando entre Calçadas, Travessas, Becos y Rúas

Un paseo por el casco antiguo de Ilhavo nos permite descubrir edificios antiguos entre un sinfín de calles estrechas, callejones y callejuelas, donde destacan elementos pintorescos y únicos.

La existencia de un centro algo desordenado, con anchuras variables y ángulos a veces imposibles, ha hecho que el Ayuntamiento ponga en pie un proyecto de recuperación de esta zona, para mejorar la movilidad peatonal, promocionar cultural y económicamente este espacio.

Y para los que les gusta el arte y patearse las ciudades mirando hacia arriba, Ilhavo no se escapó al Modernismo (Arte Nova), concentrándose una serie de viviendas francamente bonitas.

Se pueden encontrar las llamadas «Casas Brasileiras”, estupendas villas con floridos jardines, algunas introduciendo la “veranda” de aquellos que triunfaron en ultramar y utilizaban la arquitectura como signo de distinción.

«Vila Africana», joya modernista. Vivienda particularmente decorativa por sus formas orgánicas, arabescos y cornucopias

De hecho, entre 1890-1930, los propietarios de las fábricas de azulejo y cerámica del distrito de Aveiro eran descendientes de grandes comerciantes locales, que con capital extranjero, normalmente oriundos de Brasil, compraban o construían fábricas.

En el primer tercio del siglo XX, la ciudad vivió un periodo de crecimiento debido, a los efectos del colonialismo, y a la pesca del bacalao junto con los servicios y actividades relacionadas con el comercio marítimo. Dicha expansión económica y un gusto por “lo moderno”, favoreció la construcción de villas modernistas ocupadas por la burguesía urbana.

  • Los emigrantes que volvían de Brasil, construían casas "a la manera" de las antiguas colonias centroeuropeas
  • Vidrieras de colores en sus miradores
  • "Vila Cecilio". Con el Modernismo llega la inspiración naturalista a los balcones
  • Vila Papolia ©Maxim608

 

La cerámica

Siempre llama la atención en Portugal la utilización de la cerámica en las ciudades y en las casas como elemento de uso doméstico, llegando a ser el auténtico rey de la decoración. En el siglo XVIII fue el recubrimiento favorito tanto en exteriores como en interiores, bien en iglesias, palacios o casas, ya que:

  • daba “status”,
  • era un buen aislante térmico,
  • de coste relativamente bajo, producción cuasi industrial y poco mantenimiento o,
  • simplemente porque era y es rabiosamente bonito

El descubrimiento de arcillas y caolín, materias primas principales para la fabricación de piezas cerámicas, favoreció que en el siglo XIX el eje de Aveiro-Ilhavo-Vagos se convirtiera en un muy importante centro de producción; creándose talleres y fábricas como «Aleluia» en Aveiro o «Vista Alegre» en Ilhavo (que será motivo de otro post).

Los que por aquí llegaron e intervinieron en la producción de las piezas, como diseñadores, moldeadores o pintores nacionales y extranjeros como Víctor Chartier Rousseau y Duarte Magalhães para «Vista Alegre», dieron fama a la región, creando un puente de intercambio de ideas con Europa.

  • Azulejos en relieve de la Casa Aleluia
  • Fuente con detalle de la esfera armilar, símbolo portugués desde el reinado de Manuel I. Vista Alegre
  • Azulejos en relieve de época
  • Envase para guardar el té. Diseño de D. Magalhães. Vista Alegre
  • Diseño de V. Rousseau. Vista Alegre
  • Fachada de una casa. Azulejo todavía en perfecto estado
  • Panel Decorativo: El río Vouga a su paso por la cercana localidad de Eixo

 

Hoy Aveiro y alrededores sigue manteniendo una tradición muy arraigada a la producción de cerámica. Este año sin ir más lejos, se celebra la XIII Bienal Internacional de Cerámica con un aumento de cerca de un 50% en relación a la edición de 2015. Su antigüedad, supone ya una consolidación importante de la misma, con casi 196 obras de 125 artistas de varios países. En cuanto a Ilhavo, este “industrial atmosphere” se nota: La industria cerámica es otro sector que ha favorecido su desarrollo, especializándose en subsectores como vajilla y productos para el hogar, gres, ladrillos, tejas y sanitarios.

Al hilo de lo anterior, hemos llegado recomendados por unos amigos al taller de la “Oficina de Formiga”. Además de poder comprar todo lo que está expuesto, puedes tener la oportunidad de ver cómo se realizan todos los pasos de la elaboración artesanal de las piezas.

En plena labor creativa!

Sus señas de identidad son piezas delicadas pintadas a mano, utilizando diseños propios de la tierra portuguesa como los conocidisimos de Gaia y Sacavém, pero al que le han aplicado el tamiz de la modernidad; realizando también encargos personalizados como recuerdos de boda o aniversarios.

  • "Jarras con diseños populares, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Jarras con un diseño muy alegre y pintadas con vistosos colores
  • "Plato decorado, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Dulce, inocente y delicado
  • "Plato en loza de Oficina da Formiga, Ilhavo"
  • "Bols, "tigelas" en portugués. Ideal para desayunar o servir sopa, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Bowls, "tigelas" en portugués
  • En el s. XIX se ofrecía a los novios, deseándoles abundancia y felicidad en la vida conyugal. Es su producto estrella!
  • "Fuentes de pescado en loza de color turquesa, Oficina da Formiga, Ilhavo"
    Bandejas para servir pescado. Perfectas para servir en tu mesa y poner un toque alegre

 

La técnica de elaboración hace que no haya dos piezas iguales, por lo que incluso en series más o menos numerosas, cada pieza es única.

Jorge y Milu, una pareja encantadora, te reciben y explican todo lo anterior, con lo que la visita se convierte en una experiencia muy agradable y muy instructiva. Las piezas son muy bonitas y van desde servicios de mesa, a jarras, platos, cuencos, juegos de café, etc.

Ahora que parece que la cerámica ha vuelto y con fuerza, pasando de ser algo “viejuno” a ser tendencia en decoración de interiores, es cuando más recomiendo sin duda alguna una visita a este atelier. (R. da Coutada 77. La calle hace esquina con R. Vasco de Gama (N109) Tel +351 234 195 592). ¡No te lo puedes perder!

Mercadillo

La churrasqueira, una afición nacional

En mi búsqueda de mercadillos curiosos, descubro la Feria Generalista “dos 13”, a espaldas del imperio «Vista Alegre», donde el trece de cada mes se convierte en un espacio de encuentro para todos aquellos que quieran acercarse y comprar desde productos textiles, menaje del hogar, herramientas, frutas, plantas, comida y hasta animales de corral, haciendo que la visita se convierta en un entretenimiento muy agradable.

Los puestos con mucho tirón son los dedicados a la gastronomía, con pollos asados a la parrilla, costillar de cerdo, chorizos ahumados y patatas, que sobre un mantel de papel por encima y mobiliario de mesas largas e infinitas para compartir entre comensales que no se conocen de nada. El mercadillo se originó en 1693, cuando la villa de Ilhavo pidió permiso al rey D. Pedro II para establecer aquí una feria; la cual sirvió para fijar población, y generar riqueza y desarrollo para la zona con la venta de sal, pescado y productos agrícolas.

Improvisado chiringuito

Mantecosos y cremosos quesos

Bacalao en salazón que se puede adquirir entero, en trozos o desmigado

Su rico pan

La cercana aldea de Vale de Ilhavo es muy conocida en la región por el pan que aquí se elabora. La “Ruta de las Panaderías” se ha creado para reconocer el trabajo de los panaderos artesanos, perpetuar la tradición e incentivar la producción local.

Esponjosos panecillos "padas"

Esponjosos panecillos «padas» listos para su venta

En hornos de leña se hacen las “padas” (panecillos) a base de harina de trigo y de maíz y los “folares” (pan de cuaresma). Según me cuentan, antiguamente solían ser las mujeres de los pescadores quienes para asegurar el sustento de la familia durante la ausencia del marido, elaboraban el pan en sus casas, horneándolos en su propio horno. Hoy sigue siendo un negocio más de mujeres que de hombres, que va pasando de una generación a otra.

De maíz, padas, …. esperar tu comida es toda una tentación…

A Alzira Vasconcelos, que forma parte de esta segunda generación de mujeres desarrollando la artesanía del pan desde el horno de leña, le llegan pedidos de todos los rincones del país. Sus “folares”, un pan dulce que se consume en Pascua, son de los pocos que perpetuán el toque artesano.

Alzira Vasconcelos sigue realizando los “folares” con el mismo mimo y pasión de entonces

Quince panaderías quedan en pie cociendo el pan en horno de leña, vendiéndolo directamente entre la comunidad local o en pequeñas furgonetas de reparto por las “gafanhas” y localidades próximas, dejando la bolsa del pan colgada del picaporte de la puerta. Sus ingredientes: Agua, sal, levadura y harina, que todavía algunos van a buscarla a los molinos cercanos.

Para reavivar esta tradición casi en extinción, y porque el consumo de productos naturales es un mercado en auge, el Ayuntamiento quiere dar la oportunidad a jóvenes para arrancar sus propios negocios y que pongan en valor los panes artesanos de esta pequeña localidad, promoviendo con ello su difusión.

Un viaje por su historia reciente

Siguiendo con la historia reciente y las tradiciones, Casa Gafanhoa en Gafanha da Nazaré es un espacio etnológico que recoge la historia, usos y costumbres de la vida de una familia de colonos de esta zona a principios del siglo XX. Sobre la base de la arquitectura popular portuguesa la llamada “casa gandaresa”, se muestra cómo eran los muebles, los utensilios de uso cotidiano y la indumentaria del momento.

Casa Gafanhoa

De planta rectangular con elementos de casa urbana, estaba dispuesta alrededor de un patio central donde cada habitación tenía acceso independiente desde el patio, y que servía a su vez de apoyo agrícola y corral. La fachada principal, de gran simplicidad, sigue la pauta ventana-puerta-ventana. En tu visita por la región de Aveiro fíjate y verás cómo, en mejor o peor estado, aún quedan casas de este tipo por doquier. Para concertar una visita: 234 364 024.

 

Y desde aquí, una carretera nos acerca hasta la playa de Costa Nova de dunas y playas geniales. !Hasta muy pronto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las rampantes y coloridas proas de los Moliçeiros (Aveiro)

Aveiro, conocida como la «Venecia portuguesa», es una agradable ciudad de 78.500  habitantes (2011), situada entre Oporto y Coimbra, que recibe este apelativo por los canales que la atraviesan y los coloridos barcos que los recorren.

 

Moliçeiros recorriendo la ciudad

Son los moliçeiros, unas embarcaciones que al igual que las góndolas venecianas muestran a los turistas la ciudad desde el agua. Los moliçeiros junto con la Ruta Modernista (“Ruta de Arte Nova”), los dulces conventuales “ovos moles” y la localidad de Costa Nova con sus playas y casas rayadas de colores, son sin duda lo más representativo de la ciudad.

Un poco de historia hasta hoy

Los moliçeros eran las embarcaciones a vela que hasta el siglo pasado servían para la recogida y transporte del moliço. El moliço era una planta acuática que crecía en el lecho de las aguas saladas de la ría de Aveiro. Una vez secadas al sol, se utilizaban como fertilizante y convertían los baldíos e improductivos campos ribereños de arena en fértiles suelos productivos.

Los vertidos industriales y el progresivo uso de abonos químicos llevaron a la desaparición del moliço, e hizo que desapareciera la figura del moliçeiro como oficio. A finales del siglo pasado los barcos moliçeiros fueron retirados. Hoy, rescatados y con un nuevo uso, son utilizados para fines turísticos, siendo un importante reclamo de la ciudad. Los antiguos astilleros en Murtosa (al norte de la ría de Aveiro) se han reactivado, recuperando las técnicas constructivas tradicionales.

Construidos en madera de pino, tienen una eslora aproximada de 15m., con la proa y popa levantadas (dándole una leve forma de media luna), una manga de unos 2.5 m. de fondo plano para tener mayor estabilidad y unos costados bajos que entonces facilitaban la carga del moliço y hoy el trajín de los turistas. Pero lo que les distingue es su decoración.

Están pintados en colores fuertes y con dibujos que van desde escenas románticas con un toque humorístico, a alusiones religiosas o crítica social, pasando por caricaturas de famosos (ej. Ronaldo) o frases con doble sentido y algo jocosas (“marotas”).

 

Si estás por aquí la temporada de verano, a finales de julio se celebra la regata de los Moliçeiros que recorre la ría de Aveiro con salida desde Torreira (Murtosa) y llegada al centro de Aveiro. La jornada se complementa con el clásico bautismo de vela, concursos y regatas de exhibición.

A través de los canales

Los canales de Aveiro soportan una intensa actividad protagonizada por las numerosos y pintorescos moliçeiros. Realizar un paseo por los canales es una experiencia que te permitirá descubrir el paisaje urbano desde otra perspectiva. Puede resultar un poco duro si vas en horas punta, por lo que recomiendo realizarlo a primera hora de la mañana cuando además la luz es más bonita para sacar fotos.

El paseo clásico en un moliçeiro a motor por los cuatro canales dura unos 45 minutos, y permite observar las principales atracciones y monumentos de Aveiro.

 

Pasarás por:

Canal de las Pirámides: Dos grandes pináculos del siglo XVIII dan la bienvenida a quien accede desde el canal exterior de la ría a la ciudad, y por el que se accede a Marina da Troncalhada, una de las salinas más solicitadas para aquellos que desean conocer algo sobre la producción artesanal de sal, tan característica de la región, donde podrás ver a los «marnotos» (salineros) que son los que trabajan las «marinhas» (salinas). Trabajan y recogen la sal artesanalmente con mucho mimo, utilizando herramientas distintas hechas en madera para evitar la corrosión de la sal.

La creación de un canal con acceso directo al mar en 1808 favoreció el desarrollo económico de la ciudad, con la llegada de mercancías procedentes de la zona portuaria, como pescado y otros productos de primera necesidad.

Jardin Oudinot, en el Rossio, enclave emblemático donde se celebran conciertos, mercadillos y ferias

Canal Central: Recorre el centro de la ciudad, con su jardín del Rossio, un espacio amplio, ajardinado y adornado con palmeras, con museos y fachadas modernistas de los principales edificios del centro histórico. En esta zona se encuentra una gran cantidad de comercios, restaurantes y bares, siendo un punto obligado de paso para el visitante.

 

Canal de San Roque: Junto al barrio típico de Beira Mar con agradables terrazas, es un pintoresco barrio de pescadores con antiguos almacenes de sal, hoy zona “in” de restaurantes, así como el emblemático puente de Carcavelos y la capilla de São Gonçalinho, patrón de la ciudad y protector de los marineros.

El canal dos Botirões en “Beira-Mar” une el Canal de San Roque con la lonja del pescado en el Mercado. Por aquí llegaban las «saleiras» para vender la sal

Pequeñas terrazas y restaurantes a lo largo de este canal

 

Cuando comienza a caer la terraza, picar algo o tomarse una copa es muy apetecible

Canal del Cojo: una de las zonas más modernas de Aveiro y en perfecta armonía con su pasado, con el Foro Aveiro (centro comercial), el Mercado Manuel Firmino.

Puente de los Lazos de Amistad entre el Foro Aveiro y el Mercado Manuel Firmino

Al final se encuentra el Lago de Fonte Nova a modo de “cul de sac” donde se encuentra la antigua Fábrica de Cerámica Jerónimo Pereira Campos, recuperada y convertida en el Centro de Congresos de Aveiro.

Pocas viejas chimeneas sobreviven, como testigos de otros tiempos y de otros Aveiros. Esta chimenea de ladrillo junto con la fábrica, es un buen ejemplo de la arquitectura industrial construida entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, cuando se empiezan a instalar fábricas de cerámica en la región de grandes capacidades, incorporando nuevas tecnologías y técnicas de producción a gran escala. Este canal sirvió para el transporte de la materia prima y de los productos terminados desde la fábrica, entonces alejada del casco urbano, que se dedicaba a la producción de porcelana y azulejos decorativos.

 

Homenaje a los ovos moles al final del Canal del Cojo. Obra de Albano Martins, de 12m de largo y 3.7 de alto. Pieza muy visual, donde se distingue la yema de la clara y las formas típicas de los dulces: Conchas, peces y almejas

La antigua Fábrica de Cerámica, hoy Centro de Congresos, es un impresionante telón de fondo de la ciudad

 

Hay un número significativo de empresas que ofrecen paseos, entre ellas destaco:

1 ) Viva a Ria (zona jardines del Rossio en Canal Central) T: +351 969008687

Adultos 10€ Niños 5-12 años: 5€  y Niños <4 años: 0€

2 ) Onda Colossal: Avenida Lourenço Peixinho, 42 (Capitania de Aveiro, al lado del Hotel Aveiro Palace) T:+351 914 171 014

Adultos 10€ Niños 5-12 años: 5€ y Niños <4 años: 0€

 

Horarios: De 10:00 a 18:30 (9:30 a 19:00 los fines de semana)

 

!Disfruta la experiencia!