0 0
Read Time:8 Minute, 48 Second

Aquí todo cambia cuando termina la autopista. Aquí no hay grandes centros comerciales, ni parques acuáticos, ni edificios con letreros de neón.

Aljezur es un pueblo tranquilo y sin pretensiones, en el que nada más bajar la ventanilla del coche penetra el olor de higueras y eucaliptos, y el aire del mar. Gran riqueza medioambiental y paisajista. Si buscas una inmersión total en tranquilidad, pocos lugares superan a este rincón del Algarve más virgen, que parece vivir de espaldas al turismo masificado.  

Casa tipica algarviana Portugal
Casa típica algarviana

Aljezur, en el corazón de la Costa Vicentina

Aljezur, en el corazón de la Costa Vicentina, Aljezur es la capital de la conocida Costa Vicentina, que abarca desde el río Odeceixe hasta el Cabo de San Vicente. Junto con la zona costera al norte del río Odeceixe que ya pertenece al Alentejo, conforma el «Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina», que es una de las zonas costeras más bonitas y mejor conservadas del sur de Europa, lo que la convierte en una opción ideal para conectar con la naturaleza.

Esta pequeña localidad de 6.046 habitantes (2021) pertenece al distrito de Faro en la región del Algarve. A su vez Aljezur agrupa a tres parroquias: Odeceixe, Rogil y Bordeira, pequeños municipios sin pretensiones. 

Esta costa comarca posee una gran riqueza medioambiental y paisajista. La costa, de elevados acantilados en los que se abren extensas playas de arena, es apropiada, por su régimen de vientos y olas, para la práctica de deportes náuticos como el surf

Monte Clerigo a Amoreira 2
Playa de Monte Clérigo a Amoreira

Centro Histórico de Aljezur

Aljezur fue fundada en el siglo X por los árabes y conquistada en el siglo XIII por Pelayo Peres Correia, Maestre de la Orden de Santiago. El casco antiguo estaba custodiado por un castillo que parece haber sido ocupado, sucesiva e ininterrumpidamente, por varios pueblos: los lusitanos lo convirtieron en fortificación; los romanos y después los visigodos lo utilizaron como vigía; y finalmente los musulmanes a quienes se les atribuye la construcción del castillo y la fundación de la villa. 

Aljezur y su castillo moro
Aljezur crece en torno al castillo árabe. La villa se extiende siguiendo los niveles de la pendiente, entre curvas y plazas

El castillo se levantó en lo alto del cerro para proteger el antiguo puerto fluvial que antiguamente proporcionaba acceso directo al mar y la llanura circundante. El río y el puerto permanecieron navegables hasta 1755, momento en que el canal quedó inutilizado tras la destrucción de Aljezur causada por el terremoto de Lisboa.

De la herencia musulmana sólo subsisten algunos paños de la muralla, una torre y un aljibe. Mejor suerte corrió el pueblo, donde aún quedan sus pintorescas callejuelas, empedradas, sinuosas y de blanca arquitectura

Aljezur Musulmana Portugal
Las calles conservan el trazado del Aljezur Medieval

Actualmente el río Aljezur divide la villa en dos partes. En una margen se sitúa el centro histórico y en la otra, lo que llaman Aldeia Nova, levantada en el siglo XX, donde se encuentra el Ayuntamiento, la gasolinera, la farmacia, el hipermercado y otros edificios administrativos.

Rio del pueblo luso
El río Aljezur a su paso por el casco antiguo

Descubriendo su Patrimonio Cultural

El patrimonio de la región incluye bienes culturales desde la Prehistoria hasta la época reciente.

El Museo Municipal exhibe hallazgos arqueológicos descubiertos en la zona que van desde el Neolítico , a la Edad de Bronce, épocas romanas y árabe. Su sección etnográfica contiene piezas de herramientas agrícolas, junto con una recreación del interior de una casa tradicional de la zona.

Al final de la visita, un video muestra las palabras en portugués que tienen origen árabe, muchas de ellas iguales o casi iguales a las palabras españolas correspondientes, como «azulejo» (baldosa), «açorda» (sopa tradicional algarviana) o «atalaia» (lugar elevado) «xadrez» (ajedrez) y «talc» (talco).

Museo Municipal de Aljezur
Esta sala del Museo Municipal muestra la influencia islámica en la zona. Destaca un tesoro de monedas islámicas del siglo X u XI

Junto a la Iglesia de la Misericordia, del siglo XVI, en lo que fue un pequeño hospital, se encuentra el Museo de Arte Sacro, que exhibe una colección de arte religioso. Cerca está la Casa Museo del pintor José Cercas, que contiene piezas antiguas y cuadros que pertenecieron a este artista local y fueron legados al pueblo tras su muerte en 1992. 

Pintor Cercas en Algarve
Casa del pintor luso José Cercás llena de recuerdos y con una amplia colección de arte y pintura

Finalmente, en una capilla creada en honor de San Antonio de Lisboa (también conocido como San Antonio de Padua), se encuentra un pequeño museo temático dedicado al Santo. Un ticket combinado permite la visita a los cuatro museos. 

Museo Antoniano Aljezur
Gran colección de arte sacro dedicado al Santo más casamentero de Portugal

Muy interesantes son los yacimientos arqueológicos hallados: 

  • Necrópolis de Corte Cabreira: Un cementerio con 18 tumbas de la Edad del Bronce en la Urbanización Vale da Telha, que se cree que data del 1800 AC. La mayoría de los objetos encontrados en el sitio se exhiben en el Museo Municipal.
  • Ribat de Arrifana (Fortaleza de Arrifana): Al final de la carretera principal de la misma urbanización, sobre los acantilados de Ponta da Atalia y dominando la costa. Esta fortaleza-convento morisco del siglo XII y el ribat de Guardamar (Alicante) son las dos únicas de este tipo en la Península Ibérica. 
  • Asentamiento pesquero estacional islámico: Los restos se encuentran en Ponta do Castelo (Carrapateira). Se descubrieron varios instrumentos de pesca, cerámica y restos de peces y animales.
arquitectura islamica en Aljezur
Primer asentamiento islámico de pescadores dedicado a la explotación de recursos marinos

Un apacible destino

Su excelente clima y gastronomía, unos diferentes enclaves naturales y una población local hospitalaria, junto con el menor coste de la vida, han hecho de Aljezur uno de los sitios preferidos para vivir y para trasladarse desde otros países europeos. Hasta aquí han llegado ingleses, franceses, alemanes y holandeses. Es fácil encontrarse con jubilados, rentistas y profesionales dedicados a las más diversas profesiones que trabajan bien a distancia (nómadas digitales) o bien, proporcionan servicios a la comunidad local.

Mimbre del Algarve
La calidez del mimbre está reconquistando las casas con su toque artesanal

Las imponentes playas

El grueso de los visitantes que llegan a Aljezur, se acercan por sus playas, las más desiertas y vírgenes del Algarve. Playas como las de Amoreira, Monte Clerigo o Arrifana, las tres con bandera azul, que atraen cada año a multitud de aficionados al surf en busca de la ola perfecta. Este es su gran tesoro. El litoral alterna las playas y los acantilados. En estas kilométricas playas nunca hay aglomeraciones, y no hay problemas para dejar el vehículo.

Amoreira Praia
Playa de Amoreira

La Playa de Amoreira es una playa de tipo fluvial en la confluencia del río Aljezur con el mar. La parte sur de la playa es un precioso arenal, donde las dunas se extienden hasta la desembocadura del río. La parte norte es una plataforma costera que se adentra en las aguas del Atlántico. 

Playa en Vale da Telha
Playa de Arrifana en la Urbanización Vale da Telha, Aljezur

La Playa de Arrifana en Vale da Telha es muy popular entre los surferos, enclavada en una bonita ensenada rodeada de unos acantilados escarpados y resguardada del viento y el oleaje. Desde aquí es posible llegar por un camino de costa hasta la playa de Monte Clerigo. Es un trayecto corto de 7 km que discurre por el Parque Natural, donde disfrutarás con las vistas del mar y de la biodiversidad del lugar con las plantas que crecen en su recorrido. 

Praia Monte Clerigo
Playazo de Monte Clérigo

La Playa de Monte Clerigo de este pequeño pueblo de pescadores es muy popular entre las familias, ya que cuando baja la marea se crean piscinas naturales donde los niños pueden jugar y nadar. En el verano es un punto de afluencia turística y cuenta con bastantes restaurantes, cafés, etc. Nuevamente por el camino de la costa que es una preciosidad, puedes llegar hasta la Playa de Amoreira lado sur.

Aljezur y sus productos típicos

Tradicionalmente rural, la gente de estas tierras se dedican principalmente a la agricultura y la pesca. En su productiva vega se cultiva entre otros el algarrobo, el maíz y otras leguminosas. Y de la pesca el pargo, el sargo y la lubina, que bordan haciéndolos a la parrilla. Sin olvidarnos de los percebes, aunque hay que advertir al visitante español que aquí es costumbre servirlos fríos. Si te gustan templados, pide al camarero que le dé un golpe de vapor. 

Pate de sardina del Algarve
Estos patés son los más conocido de la gastronomía portuguesa, ya que en muchos restaurantes los sirven como entrante. Para disfrutar de todo su sabor es imprescindible acompañarlo de un buena rebanada de pan tostado, picos o biscotes

El mejor pan del Algarve

La familia Claro hornea hogazas de pan desde comienzos de los años 60. Desde que su famoso pan de Rogil de levadura madre ganara el Premio «Cinco Estrelas Regiões» que los portugueses conceden a los mejores productos de su país, sus hogazas desaparecen de los estantes de la panadería y del cercano hipermercado «Intermarché» de Aljezur que también los distribuye. También producen pan de algarroba, de batata, de remolacha, etc. y ricos bizcochos, pasteles y galletas exquisitas. Un desayuno o merienda valen la parada.

Pan horno artesanal
Si te gustan los panes artesanos, de masa madre, con cereales y la repostería y pastelería de forma artesana, no dejes de pasar por aquí (Av. 16 de Junho 92 – Rogil)

El boniato es el rey

El producto estrella de la región es el boniato («batata doce»), cuya producción es una de las principales actividades económicas de Aljezur, siendo Aljezur el mayor productor de Portugal. Con certificación geográfica protegida (IGP), cuenta con fiesta propia en otoño. Durante unos días se celebran actividades, concursos gastronómicos, degustaciones y «show-cooking» de chefs lusos tanto de platos dulces como salados. 

¿Te animas a probar una receta muy fácil para hacer al horno? 

Chips de Boniato 

Ingredientes: 

– 1 o 2 boniatos (depende del número de comensales) 

– Aceite de oliva virgen 

– Al gusto: Sal, pimienta negra, orégano 

Preparación:

Cortar el boniato en rodajas finas. Las ponemos en una bandeja de horno y las pintamos con un poco de aceite de oliva virgen por las dos caras. Las metemos al horno durante unos diez minutos a unos 180º C según el horno, les damos la vuelta y las tenemos otros minutos vigilando que no se tuesten demasiado.

Boniato doce
En Aljezur se produce la batata variedad “Lira”, con unas características únicas gracias a las condiciones ambientales de esta zona: luz solar abundante y una tierra, agua y aire puros, alejados de cualquier contaminación
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
100 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %